viernes, 30 de noviembre de 2012

Controla tu ingesta, baja de peso

Las personas que intentan bajar de peso suelen adherirse a dietas específicas que restringen las porciones de grasa, carbohidratos y proteína, pero de donde provienen las calorías no importaría tanto como el simple hecho de reducir la cantidad que se consume, según un estudio estadounidense.

Los investigadores, cuyos resultados fueron publicados en American Journal of Clinical Nutrition, hallaron que no había diferencias en la pérdida de peso o reducción de grasa entre dietas con distintas porciones de grasa, carbohidratos y proteína.

"El principal vaticinador de la pérdida de peso fue la adherencia. Aquellos participantes que seguían mejor la dieta, perdían más peso que aquellos que no", dijo George Bray, del Centro de Investigación Biomédica de Pennington en Baton Rouge, Louisiana, quien trabajó en el estudio.

Investigaciones previas habían revelado que ciertas dietas -en particular aquellas con pocos hidratos de carbono- funcionaban mejor que otras, dijo Bray a Reuters Health, aunque no había consenso entre los científicos.

Bray y sus colegas asignaron al azar a varios cientos de personas con sobrepeso y obesidad uno de los siguientes cuatro planes dietarios:

1.- Proteína promedio, poca grasa y más carbohidratos.

2.- Mucha proteína, poca grasa y más hidratos de carbono.

3.- Proteína promedio, mucha grasa y menos carbohidratos.

4.- Mucha proteína y grasa, y pocos hidratos de carbono.

Cada dieta fue diseñada para reducir 750 calorías por día.

Luego de seis meses y nuevamente dos años después de comenzadas las dietas, los investigadores chequearon en los participantes el peso, la masa grasa y la masa magra.

Seis meses después, las personas habían perdido más de 4,1 kilogramos (kg) de grasa y cerca de 2.3 kg de masa magra, pero habían recuperado parte de esto en el control de los dos años.

Los participantes pudieron mantener una pérdida de peso de más de 3.6 kg luego de dos años, incluido un descenso de casi 1.4 kg en grasa abdominal, lo que significa una reducción de más del 7 por ciento.

Pero muchas de las personas que comenzaron en el estudio abandonaron, mientras que otras que si lo hicieron no cumplieron con las dietas exactamente como se les habían asignado.

Por ejemplo, los investigadores esperaban que dos grupos dietarios obtuvieran un 25 por ciento de las calorías de la proteína y los otros dos, un 15 por ciento. Pero todos los grupos terminaron consumiendo alrededor de un 20 por ciento de sus calorías en proteína luego de dos años.

"Si uno es feliz reduciendo la grasa, o feliz disminuyendo los hidratos de carbono, este artículo dice que está bien tomar cualquiera de esos caminos. Resultaron igualmente exitosos", dijo Christopher Gardner, profesor de la Stanford University que no participó del estudio.

Aunque resaltó que los participantes "sí tuvieron problemas con la adherencia", lo que finalmente pone de relieve que las personas deberían escoger la dieta que le resulta más sencillo seguir.

Fuente.- menshealthatam.com

jueves, 29 de noviembre de 2012

Es mucho mejor ser pera que manzana

Hasta hace poco, los científicos han dado por sentado que el tejido graso era pasivo e inerte, y que su única misión consistía en suministrar energía. Sin embargo, el descubrimiento en 1994 de que las células grasas (adipocitos) secretan leptina, una hormona inhibidora del apetito, abrió los ojos a una realidad bien distinta. Desde entonces se han descubierto decenas de sustancias que tienen su origen en estas mismas células, entre ellas algunas hormonas, factores de coagulación y moduladores de la respuesta inmune. Así las cosas, no queda más remedio que reconocer a la grasa como un órgano endocrino complejo.

O más bien como dos órganos distintos. Por un lado existe una grasa “invisible” que se acumula a gran profundidad en el abdomen, bajo los músculos, envolviendo y presionando el hígado, el corazón, el estómago, el intestino y los riñones. La única forma efectiva de medir esa grasa abdominal o visceral es recurriendo a técnicas de imagen como la tomografía computerizada y la Resonancia Magnética. La otra grasa, la de los michelines y las odiadas cartucheras, se deposita justo debajo de la piel, se puede palpar y es conocida como subcutánea o periférica.

Tener mayor proporción de un tipo u otro es, al menos en parte, una cuestión de género. La barriga cervecera -también conocida como “curva de la felicidad”- se forma por una acumulación de grasa en el abdomen típicamente masculina, que define una morfología llamada “en forma de manzana”. Por el contrario, las mujeres obesas suelen exhibir caderas, glúteos y muslos prominentes, luciendo una figura “en forma de pera”. Más allá de la estética, discernir qué tipo de obesidad sufre un individuo resulta fundamental para valorar el riesgo cardiovascular al que está sometido. La obesidad abdominal, aseguran los expertos, predispone a padecer colesterol y aumenta la probabilidad de sufrir un ataque al corazón. La grasa periférica femenina, por el contrario, puede ser considerada benigna desde el punto de vista médico. En resumidas cuentas, es mucho mejor ser pera que manzana.


miércoles, 28 de noviembre de 2012

Mexicanos ya no "caben" en sus casas

Los mexicanos ya no caben por las puertas. A pesar de que éstas son de una medida estándar, en los últimos años sus dimensiones se han vuelto una dificultad a causa del sobrepeso.

La presidenta de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Jalisco, Lorena Limón González, afirmó que la solución no es hacerlas más grandes, sino tomar medidas en el tema de la obesidad de la población.

“Sí vemos que se empieza a dificultar para las personas muy obesas el ingresar por el tamaño de puertas que manejamos, yo considero que hasta el momento no se han hecho cambios, pero obviamente la vivienda maneja prototipos, y los cambios no han sido urgentes”.

Limón González reconoció que en las casas que se han construido recientemente a veces no se dejan los espacios necesarios.

“A veces en la regadera se deja muy poco espacio y no es cómodo para una persona obesa bañarse en este lugar; en ciertos estados del país, sobre todo más en el Norte tenemos diferente altura de lavabos, regaderas, allá sí se toman en cuenta esos datos específicos”.

EL INFORMADOR publicó el martes pasado que la  Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CANAIVE) realizó un estudio sobre las medidas de los mexicanos, ya que su sobrepeso obligó a los industriales del vestido a a tomar acciones para adecuar sus productos a los cuerpos actuales.

La presidenta de la CMIC mencionó que se pondrán en contacto con la CANAIVE para conocer a fondo los resultados de la región y analizar si se requiere hacer cambios.

El análisis, denominado “¿Cuánto mide el mexicano? El tamaño sí importa”, despertó el interés de varias cadenas comerciales y de las industrias mueblera y automotriz, que ya solicitaron el estudio para ofrecer tallas que queden mejor a sus clientes.

Fuente.- informador.com.mx

martes, 27 de noviembre de 2012

Aerolíneas impiden viaje a mujer obesa, muere por falta de tratamiento

Una mujer con obesidad mórbida falleció después que le fue negado el derecho a volar tres diferentes ocasiones, argumentado que era “muy obesa”, concretamente 190 kilos, argumentó su esposo.

“Todo lo que queríamos era regresar a casa por su tratamiento” dijo Janos Slotesz, un totalmente afectado guardia, cuya mujer de 56 años, Vilma, murió en Hungría nueve días después de ser rechazada del primero de tres aviones. Vilma sólo tenía una pierna y usaba silla de ruedas.

Según relata el New York Post, el pasado 17 de septiembre el matrimonio se fue de vacaciones a su casa de verano en Hungría. Para ello, tomaron dos aviones, uno de Delta y otro de KLM y pagaron tres pasajes, dos para ella y uno para él. ”Era un viaje que hacían casi todos los años”, explica la publicación del diario norteamericano.

La idea era volver un mes después, a mediados de octubre, para que Vilma pudiera seguir con su tratamiento. Además de obesidad mórbida, la mujer sufría enfermedad renal y diabetes.

El día planeado para la vuelta -cuenta su viudo- la compañía KLM intentó acomodarla en la parte de atrás de un avión pero no tenían ningún extensor para el cinturón de seguridad. Según la aerolínea, ésa no fue la única causa: “Físicamente, no fue posible embarcarla en el avión, a pesar de todos los esfuerzos realizados hasta el final”.

En Praga, hasta donde la pareja se desplazó bajo la promesa de poder volar, Delta tampoco la acomodó en uno de sus vuelos. En este caso, las razones argumentadas fueron que la silla de ruedas de la compañía no era lo suficientemente resistente y que no cabía en el ascensor.

Posteriormente intentaron una tercera vez, el 22 de octubre, con Lufthansa. Ya embarcados, explica ‘The New York Post’, “la tripulación, con ayuda de los bomberos, no fue capaz de mover a la mujer de la silla de ruedas a los tres asientos que se le habían asignado. Tras 30 minutos intentándolo, el capitán ordenó que la sacarán del avión.

Fuente.- ferriz.com.mx

lunes, 26 de noviembre de 2012

¿Padeces obesidad? Cuidado, puedes desarrollar várices

El angiólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Jalisco, Carlos Rubén Ramos López, explicó que herencia y factores externos influyen en el desarrollo de las várices, caracterizada por pérdida en la capacidad funcional de las venas, dificultando el paso de la sangre por ellas.

El experto, quien es jefe del Departamento Clínico de Angiología del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO) del IMSS en el estado, detalló que las venas a nivel interno tienen una válvula para control del flujo sanguíneo.

“Cuando por alguna de las razones ya señaladas no se cierra completamente, la sangre se estanca causando esto una presión continua que va debilitándolas e incluso puede causar su ruptura”, precisó el especialista.

En México, el índice de personas con úlcera venosa por várices primarias es de 60%, mientras que el 40% restante padece la afectación en su forma secundaria, esto es, subsecuente a una trombosis no tratada, refirió. Asimismo, agregó que en apenas un 5%, la insuficiencia venosa es por problemas congénitos en la pared interna de estas estructuras.

Indicó que si bien las piernas son las más afectadas, la insuficiencia venosa puede aparecer también en los brazos y en estructuras internas del cuerpo como el esófago (várices esofágicas) y el ano (hemorroides), aunque en estos 2 últimos es el especialista en gastroenterología y proctología, quien debe atenderlas.

Prácticamente es un problema que se circunscribe a la población adulta, en especial a las mujeres “por tener menos masa muscular en comparación con los hombres”, con un rango de afectación muy amplio, que abarca de los 20 a los 60 años, señaló el especialista.
En el mundo, dijo, hasta el 15% de la población padece insuficiencia venosa y precisó que en el abordaje de esta patología, el IMSS ofrece un tratamiento integral en sus 15 hospitales de segundo nivel (regionales y de zona), al igual que en el de Especialidades.

De hecho, la insuficiencia venosa es mucho más marcado en población de las zonas urbanas debido a que “se mueven menos, tienen la facilidad de transportarse en vehículos motorizados” y esto los hace más sedentarios que en áreas rurales donde la gente camina más.

En cuanto al tratamiento, el médico explicó que éste inicia con educación para la salud, estrategia a través de la cual se le detalla al paciente su enfermedad y se le dan indicaciones generales sobre los cuidados generales de la misma, comenzando por erradicar el factor que esté condicionando el aumento en la presión sanguínea.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Estudian relación sueño-obesidad

Especialistas de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) llevan a cabo una investigación que busca la relación que hay entre calidad y cantidad del sueño con la obesidad en los jóvenes regiomontanos.

La institución educativa refirió que 1 de cada 3 niños mexicanos sufre de obesidad, que puede tener como consecuencia una futura población con enfermedades crónicas y calidad de vida deficiente.

La investigadora de la Facultad de Enfermería (Faen), Velia Margarita Cárdenas Villarreal, indicó que ante tal problemática social realizan una investigación que busca relacionar la calidad y cantidad del sueño con la obesidad.

"En adultos se ha estudiado que dormir menos de las horas recomendadas por noche puede afectar el sistema neuroendocrino, que regula hormonas involucradas en el control del apetito y gasto energético, entre ellas la leptina, responsable de la sensación de saciedad; y la ghrelina, que regula el apetito", dijo.

Además, dormir menos puede provocar fatiga y somnolencia, signos asociados con una disminución de la actividad física.

Expresó que "por lo tanto, menos horas de sueño por noche puede provocar al día siguiente mayor apetito, mayor fatiga, menor deseo de realizar actividad física y con el tiempo mayor obesidad".

La investigadora dijo que para descubrir cómo afecta esta situación a los jóvenes de Monterrey y su área metropolitana, se realizó un estudio con adolescentes entre 12 y 18 años de edad en una escuela secundaria y una preparatoria.

La recomendación en tiempo de sueño para los adolescentes es de 9 horas; sin embargo, a causa de la tecnología como los videojuegos, la televisión y las redes sociales, es común que los jóvenes vayan a dormir a altas horas de la noche y despierten temprano para ir a la escuela, indicó.

Mediante encuestas se valoraron el horario en el que van a dormir los adolescentes, el tiempo que tardan en conciliar el sueño, la cantidad de tiempo que duermen, y la hora en que despiertan, encontrando que en promedio sólo duermen seis horas por noche.

"Sólo el 27% de los jóvenes encuestados calificaron tener buena calidad de sueño de lunes a viernes, en fines de semana la cantidad aumenta considerablemente hasta un 58%", expresó.

Dijo que "los resultados mostraron que los adolescentes que reportaron menos horas de sueño por noche, presentan mayor riesgo de obesidad, a diferencia de los que dormían las horas recomendadas, pues tienden a aumentar su porcentaje de grasa y perímetro de cintura".

"También se observo que al día siguiente reportaban mayor hambre y sedentarismo, además, los que dormían siestas en el día presentaron mayor nivel de antojos por alimentos con alto contenido calórico", agregó.

Cárdenas Villarreal refirió que "el sueño puede ser uno de los factores que contribuye al problema de la obesidad".

Recomendó a los jóvenes tener horarios regulares para dormir, incluso en fines de semana y evitar actividades de alerta como el estudio o videojuegos una hora antes de dormir.

También sugirió no ingerir refrescos de cola y bebidas con cafeína después del mediodía, no dormir con la televisión encendida y practicar ejercicio regularmente.

Fuente.- elfinanciero.com.mx

viernes, 23 de noviembre de 2012

4 décadas de obesidad

Uno de cada tres adultos en Estados Unidos es obeso. Uno de cada cuatro en el Reino Unido y Australia. Siete de cada 10 en Tonga. Las cifras varían según los países, pero casi ninguno se libra de esta epidemia de exceso de kilos. Ni siquiera los países de bajos ingresos, donde junto con personas que sufren desnutrición extrema hay otras que padecen enfermedades propias de la obesidad. Paradojas de un mundo globalizado. Un número especial de la revista ‘The Lancet’ analiza la situación presente y futura de esta amenaza para la salud.

Según recuerda el profesor Boyd Swinburn, del Centro de Prevención de la Obesidad de la Universidad Deakin (Melbourne, Australia) y colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los países ricos la epidemia de obesidad “comenzó en la década de los 70 y principios de los 80, cuando la gente empezó a gastar más en comida y, por tanto, a consumir más”.

En los países de medianos y bajos ingresos comenzó más tarde pero se propagó más rápido. La llegada de la llamada ‘comida basura’, más barata que los productos sanos, es uno de los factores clave para explicar los kilos demás. Pero no el único. “Influyen también aspectos ambientales, genéticos y de comportamiento”, reconoce Swinburn, para quien, hasta el momento “ningún país puede considerarse un ejemplo a seguir por sus éxitos a la hora de reducir la obesidad de su población”.

En la actualidad se calcula que 1.500 millones de adultos tienen serios problemas de peso, a los que se suman 170 millones de niños. Esta epidemia es responsable de entre el 2% y el 6% del gasto sanitario de los países, ya que aumenta el riesgo de padecer distintas enfermedades, como diabetes o trastornos coronarios. Los expertos alertan de que si continúa la tendencia actual, la situación será insostenible dentro de 20 años.

Así lo estiman Claire Wang, de la Universidad de Columbia (Nueva York, EEUU) y Klim McPherson, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), en otro de los estudios. Sus países son los lugares desarrollados con las tasas más altas de obesidad, con 99 milllones de obesos en EEUU y 15 millones en Reino Unido.

Para 2030, si nada cambia, las cifras aumentarán hasta los 165 millones y los 26 millones, respectivamente. El nuevo número supone que se tendrá que lidiar con 7,8 millones de casos nuevos de diabetes, 6,8 millones extra de enfermos coronarios y 539.000 casos nuevos de cáncer en EEUU. Para el Reino Unido, serán 668.000 casos extra de diabetes, 461.000 de enfermedades cardiacas y 130.000 tumores.

Para Steven L Gortmaker, de la Escuela de Salud Pública de Boston (EEUU) “las intervenciones para revertir esta epidemia tienen que liderarlas los gobiernos, aunque cuenten con la colaboración de ONG, la sociedad civil y otras instituciones”. Según explica, “las acciones prioritarias y más eficaces pasan por prohibir la publicidad de refrescos y fast-food dirigida a los niños y por gravar con más impuestos a estos productos”. Asimismo indica que las autoridades “deberían fomentar la práctica de ejercicio físico y facilitar las instalaciones para tal fin”.
Dietas irreales

Expertos del Instituto Nacional de Diabetes y de Enfermedades Digestivas de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EEUU consideran que durante décadas los médicos y nutricionistas se han basado en una premisa incorrecta para desarrollar sus programas de adelgazamiento.

Sólo han tenido en cuenta el número de calorias ingeridas pero no así los cambios que se irían produciendo en el metabolismo, “por lo que generaban expectativas poco realistas en los obesos, que pensaban que iban a perder kilos muy rápido”, cuenta el doctor Kevin Hall. Para este experto no es necesario hacer grandes esfuerzos ni dietas estrictas. Basta con “reducir el consumo de 100 calorías diarias para perder peso de forma considerable y sostenida en el tiempo”.

“Por ejemplo, sólo con quitarnos la chocolatina diaria o el bollo de la merienda nos haría perder 11 kilos en tres años casi sin darnos cuenta”, explica. Pero si nadie se toma en serio el problema, para el 2050, el 60% de los hombres y el 50% de las mujeres serán obesos. Dejando al margen al tabaco, la obesidad es la principal causa prevenible de enfermedades en muchos países.

Fuente.- cirutips.wordpress.com

jueves, 22 de noviembre de 2012

Tips para evitar la comida chatarra

El sitio RealSimple.com ofrece siete consejos para poder consumir tentempiés de manera saludable.   

1. Prepara tu comida

Aunque tengan que amarrarte al escritorio para evitar caer en la tentación de los pasteles envueltos en papel celofán y los panqués y galletas, debes resistir. Casi todas las botanas tienen muy pocas vitaminas, nutrientes y proteínas, y son altos en calorías, grasas, azúcar y sodio, lo que puede inhibir la retención del calcio que el cuerpo requiere.

2. Un bocadillo balanceado

¿Una pera en lugar de unos cacahuates? Cierto es que la pera -y todas las frutas-, tiene una gran cantidad de carbohidratos, pero la diferencia es el tipo de carbohidrato: los mejores son aquellos que se queman lentamente, como los de las frutas.

Los carbohidratos son metabolizados y descargan sus calorías de forma inmediata – por eso, cuando comes dulces o caramelos, sientes una carga de energía, sin embargo, al poco tiempo el efecto se termina.

Por ejemplo, al comer un bocadillo de galletas saladas -que contienen carbohidratos por el uso de harina refinada-, las encimas de la saliva convierten en aproximadamente 20 minutos, los carbohidratos en glucosa, alcanzando su punto máximo en la corriente sanguínea y apagando la alarma de hambre.

Desafortunadamente, en otros 20 minutos, la glucosa se quema completamente y se almacena en tu cuerpo, entonces la alarma del hambre, comienza a sonar una vez más.

La fruta tiene más fibra que las galletas saladas, lo que hará que se metabolicen más lentamente. Para prolongar la satisfacción, se necesita añadir proteína y grasa (que casi siempre van de la mano), y que toma más tiempo de metabolizar. Así que una pera con un trozo de queso cheddar o con yogurt bajo en grasa te permitirá estar sarisfecho por algunas horas.

3. Come para mantener tu peso

Los bocadillos pueden impedir que engordes.

Comer bocadillos ayuda a controlar el apetito y el peso, porque cuando si llegas a la mesa con el estómago vacío, quieres comer todo de forma muy rápida, comer de más o simplemente estar sentado comiéndo todo el pan de la forma más rápida posible.

Casi todas las mujeres requieren 2,000 calorías por día, incluyendo los bocadillos. Lo ideal, sería tener cinco pequeñas comidas de 400 calorías, pero eso no es realista.

Lo que se recomienda es el tradicional “big three” (“tres grandes”), con platillos reducidos, y dos mini-comidas bien balanceadas.

4. Controla tu estrés

Puede que reconozcas algunos síntomas de estrés: fatiga, falta de concentración, poco carácter...

De acuerdo a un estudio realizado por el Departamento de Epidemiología y Salud Pública de la University College London, los estudiantes comen más bocadillos y menos frutas y verduras cuando están bajo presión.

El detonante de la necesidad de comer en condiciones de estrés es el cortisol, dicen los investigadores de la Universidad de California, en Estados Unidos. El cortisol se libera durante situaciones de estrés físico o emocional, y se incrementa el antojo de carbohidratos, especialmente de dulces.

5. Una vez al mes, date permiso...si eres mujer

¿Es ese tiempo del mes? Las mujeres son más propensas a tomar y comer de más en las dos semanas previas a sus períodos si están ovulando (la mayor parte de las mujeres que toman la píldora no tienen ovulación).

El flujo menstrual es provocado por la secreción de progesterona, que es estimulante del calor que quema las calorías. Así, sin tener que levantar más de tres libras – o el dedo, para ser más claros – su cuerpo quemará más calorías que lo que quema en el resto del mes, y su hambre lo compensa.

En un estudio de la Universidad de British Columbia, se observó que las mujeres comían un promedio de 260 calorías adicionales al día mientras estaban ovulando.

6. Busca calcio y olvida el sodio

El consumo diario recomendado de calcio es de 1,000 miligramos, y la mayor parte de la mujeres no ingieren lo suficiente. Es más, entre más sal consumas, retienes menos calcio en el cuerpo.

Por ejemplo, una bolsa de Cheetos de 100 gramos, contiene 1,000 miligramos de sodio, que reducirá 20 miligramos de calcio, una mujer con osteoporosis debería pensar dos veces antes de comer frituras.

7. Toma mucha agua

Ya comiste. Ya comiste tu bocadillo. Y todo lo que quieres es tomar una buena siesta.

Cuando tengas poca energía, toma agua. Algunos estudios han demostrado que la fatiga es uno de los primeros síntomas de deshidratación.

Fuente.- cnn.com

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Rechazan refresqueros relación con casos de diabetes

La industria refresquera mexicana rechazó las afirmaciones que algunas organizaciones sociales han realizado en contra del consumo de bebidas azucaradas y su supuesta relación con el incremento de casos de diabetes en el país. 

La Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC) sostuvo que dichas afirmaciones “son malintencionadas y carentes de sustento científico”. Sostuvo que no existe evidencia científica concluyente ni estadística de que el consumo de bebidas con contenido calórico sea el causante del alto crecimiento de los índices de la diabetes en México. 

Según el Sistema de Cuentas de Salud de la Secretaría de Salud, en la década comprendida entre los años 2000 y 2009, el índice de casos detectados de diabetes se incrementó de manera importante, mientras que el índice de consumo per cápita de refrescos calóricos creció sólo 1.8 por ciento, indicó. 

La Asociación indicó que instituciones especializadas y expertos en el tema coinciden en que la diabetes es resultado de un desorden metabólico debido a la resistencia y/o insuficiencia a la insulina en el organismo. La diabetes tiene múltiples factores de riesgo, que van desde la predisposición genética, el sobrepeso y la talla abdominal, los hábitos sedentarios y dietas desequilibradas, entre otros. La ingesta de azúcares y otros carbohidratos no son los causantesdirectos de este padecimiento, subrayó. La industria resaltó que el consumo per cápita de los refrescos calóricos se ha mantenido prácticamente constante en los últimos 20 años, aportando sólo el 5.2 por ciento de las calorías totales que el mexicano promedio ingiere diariamente. 

Asimismo, dijo, existe evidencia científica contundente acerca de la importancia de la adopción de los estilos de vida activos y saludables para disminuir el riesgo de diabetes, por ello la importancia del trabajo conjunto de los diferentes actores sociales. Para la ANPRAC, la campaña anunciada por algunas organizaciones civiles “es desinformativa y engañosa” ya que parte de supuestos falsos y no contribuye a una orientación alimentaria y de buenos hábitos alimenticios y crea alarma y desinformación en la población”.

Fuente.- sinembargo.mx

domingo, 18 de noviembre de 2012

Ataúdes para obesos

Goliath Caskets (Ataúdes Goliat) es una compañía de Indiana, EE.UU., que hace ataúdes especiales para los obesos.

El Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades, en Atlanta, EE.UU., afirma que uno de cada tres estadounidenses adultos es obeso. La tasa de niños y adolescentes obesos asciende a un 17 por ciento de la población.

No sorprende entonces que muchas empresas hayan comenzado a diseñar ropa, autos y otras cosas para la gente que tiene sobrepeso. Y ahora, a causa de la muerte de la gente obesa, la necesidad de ataúdes XL se transformó en realidad.

La empresa se fundó en 1990. Sin embargo, a medida que pasaron los años, la compañía se vio obligada a fabricar ataúdes cada vez más grandes. El dueño, Keith Davis dice que cuando empezaron, la medida más ancha rondaba los 90 centímetros. Pero ahora ya está por los 132, y el ataúd puede "aguantar" a una persona que pese hasta 455 kilos. Se venden de media a una docena de ataúdes de este tipo cada año. Y también algunos levemente más pequeños.

La obesidad avanza a pasos agigantados en los Estados Unidos, a tal punto que 1 de cada 10 llamadas que reciben las empresas fúnebres son de familiares que requieren un ataúd para obesos.

Fuente.- diarioveloz.com

viernes, 16 de noviembre de 2012

Prevén pandemia de diabetes

La diabetes es, junto con las enfermedades respiratorias crónicas, el cáncer y las cardiovasculares, una de las prioridades en la Estrategia Mundial de la OMS para la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles. Estas enfermedades, señala Gojka Roglic, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), representan la mayor proporción de la mortalidad prematura en la mayoría de los países y comparten «varios factores de riesgo comunes prevenibles», como la dieta, inactividad física y consumo de tabaco.

Roglic, que ha participado en Madrid en el 7º Congreso Mundial en la Prevención de la Diabetes y sus Complicaciones, que se clausuró el pasado miércoles, Día Mundial de la Diabetes, subraya la importancia que, en el caso de la diabetes tipo 2, que representa casi el 90% de los casos de diabetes en todo el mundo, excepto «la edad», el resto de los factores son prevenibles: la obesidad, una mala alimentación y el sedentarismo, «se pueden prevenir».

En este sentido, explica que la OMS alienta a sus estados miembros a aplicar recomendaciones como estrategias de población de prevención para la obesidad infantil, sobre las recomendaciones sobre la comercialización de alimentos y bebidas no alcohólicas a niños y sobre sobre la actividad física y salud. Un enfoque, dice, que debe implicar a sectores más allá del de la salud, «como como la educación, el transporte, la agricultura, etc.».

Sólo recomendaciones

Así dicho, reconoce Roglic parece «simple, pero es muy complicado». Recuerda que la OMS «solo hace recomendaciones», pero no normas ni leyes. Además, dice, tampoco está claro que las leyes tenga un impacto. Por ejemplo, «en Dinamarca han puesto una tasa extra a la comida y bebida basura y ¿qué ha ocurrido? Los daneses iban a otros países a comprar estos productos».

Lo cierto es que los expertos advierten que se avecina una pandemia de diabetes tipo 2 si no se toman medidas de prevención de manera inmediata. Las cifras así lo corroboran: la diabetes se encuentra entre las diez principales causas de invalidez y presenta complicaciones que pueden causar la muerte, como infarto, ictus, amputaciones de extremidades inferiores y ceguera. La Federación Internacional de Diabetes (IDF, siglas en inglés) calcula que 366 millones de personas son diabéticas, de los que la mitad están sin diagnosticar, pero para 2030 serán 550 millones, un 50% más, por lo que el coste para el sistema sanitario «será inasumible por ningún gobierno», señala Rafael Gabriel, del Instituto de Investigación del Hospital La Paz. La prevalencia en España para la población entre los 30 y los 65 años se estima en el 12%, aunque es superior en algunas comunidades, como la canaria.

Fuente.- abc.es




jueves, 15 de noviembre de 2012

Vinculan obesidad con menstruación temprana

La menarca (primer periodo de menstruación) temprana, está vinculada con un aumento en el índice de masa corporal, la circunferencia en la cintura y la obesidad en las mujeres en la edad adulta, según un estudio divulgado hoy por la Sociedad de Endocrinología.

El estudio, que se publicará en enero en la revista Journal of Clinical Endocrinologly and Metabolism, recuerda además que las enfermedades cardiovasculares son la causa principal de muertes de mujeres en Estados Unidos.

"El propósito del estudio fue examinar si los factores femeninos de riesgo reproductivo, incluidos la menarca, el número de nacimientos a lo largo de la vida, el comienzo de la menopausia y el status menopáusico, se vinculan con los índices de composición de grasa en el cuerpo", dijo Carolina Fox, del Instituto Nacional de Corazón, Pulmón y Sangre, y autora principal del estudio.

"Encontramos que la menarca más temprana está relacionada con un aumento en la adiposidad general, en tanto que la edad cuando comienza la menopausia no está relacionada con la adiposidad general", añadió.

El estudio comprendió a mil 638 mujeres registradas en el Estudio Cardiaco Framingham entre 2002 y 2005. Las participantes eran todas mayores de 40 años de edad, pesaban menos de 160 kilogramos y no estaban embarazadas.

Las participantes se sometieron a un examen físico junto con análisis de laboratorio para medir la adiposidad visceral, es decir la "grasa del abdomen") y la adiposidad subcutánea que es la grasa de bajo de la piel en todo el cuerpo.

Las investigadoras observaron la relación entre ambos tipos de grasa y los factores reproductivos femeninos, con ajustes por edad, tabaquismo, alcoholismo, índice de actividad física, terapia de reemplazo hormonal y status menopáusico.

"Esta investigación indica que algunos factores femeninos de reproducción, específicamente la menarca, están asociados con la adiposidad general pero no con índices específicos de distribución de la grasa corporal", dijo Subbulaxmi Trikudanathan, de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston.

"La cuestión importante es si los factores de riesgo reproductivo femeninos pueden usarse para diseñar intervenciones en el estilo de vida de las mujeres con alto riesgo para impedir las consecuencias metabólicas de la obesidad y la enfermedad cardiovascular", añadió.

Fuente.- milenio.com

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Exceso de grasa encogería el cerebro

Un estudio realizado por Paul Thompson, investigador de la Universidad de California, apunta a que la obesidad puede reducir el tamaño del cerebro en los ancianos, haciéndolos más vulnerables a la demencia.

Tras analizar a 94 sujetos que superaban los setenta años de edad, Thompson observó que el cerebro de los obesos parecía 16 años más “viejos” que el de sus compañeros más delgados. Sus resultados indican que los ancianos con mayor índice de masa corporal (IMC) tienen también un cerebro más pequeño, en concreto un 8% más reducido que el de sujetos con un peso normal. Y que la pérdida de masa cerebral se produce fundamentalmente en el lóbulo temporal y el lóbulo frontal, con un importante papel en la planificación y la memoria, respectivamente.

Thompson sugiere que a medida que aumenta la grasa corporal es más probable que existan arterias obstruidas, lo que reduce la llegada de oxígeno y sangre a las neuronas del cerebro. La buena noticia, añade, es que hacer ejercicio intenso puede “salvar” la misma cantidad de tejido cerebral que se pierde a causa de la obesidad. Sus conclusiones se publican en la revista Human Brain Mapping.

Fuente.- muyinteresante.es

martes, 13 de noviembre de 2012

Banda gástrica, ¿la solución?

Han pasado 17 años desde que iniciamos con el tratamiento de la obesidad usando una Banda Gástrica Ajustable con técnica  laparoscópica.

La empezamos a usar primordialmente debido a que la Banda Gástrica era una medida de escaso riesgo operatorio para el obeso.

En comparación con las otras técnicas que se hacían para el manejo de la obesidad, como el Bypass Gástrico y la Gastroplastía Vertical, que tenían una alta mortalidad, la Banda Gástrica tuvo gran aceptación, en gran medida porque no tenían que hacerse “abiertas” y en parte porque las otras significaban una mayor complejidad técnica que se encontraba poco estandarizada y que involucraba sitios en donde se podrían presentar fallas.

Por este último motivo, los programas Americanos de obesidad que involucraban el Bypass Gástrico excluían a muchos pacientes de los tratamientos, poniendo requisitos que solo cubrían a un pequeño segmento de pacientes muy obesos.

La Banda Gástrica encontró un sitio ideal en donde representaba para el médico y el paciente un sencillo manejo y control postoperatorio, una gama mayor de pacientes a ser tratados y la ventaja además de ser de menor costo para los pacientes.

El beneficio de las técnicas laparoscópicas por fin había llegado para el tratamiento de la Obesidad, las prohibiciones para operar laparoscópicamente a los pacientes con sobre peso y obesidad habían terminado  al demostrase que había mayor seguridad, la Banda Gástrica también contribuyó a ello.

Por así decirlo, la Banda Gástrica también abrió el camino para tratar la obesidad desde otro enfoque, por medio del cual al paciente ya no se le provocaba desnutrición para lograr el objetivo de perder peso sino se le provocaba exclusivamente una restricción para alimentarse abundóntemente.

La técnica consiste hasta hoy en día en introducir el dispositivo inflable a través de una de las pequeñas heridas  y colocarla en la parte más alta del estomago, con un tiempo operatorio promedio de 40 minutos.

Hemos sido testigos y en algunos casos responsables de los muchos cambios habidos en el campo de la Cirugía desde entonces hasta el momento actual.

Con la llegada de nuevas técnicas operatorias para tratamiento de la Obesidad como la Manga Gástrica en el 2006, la Plicatura Gástrica en el 2010 o la sofisticación, estandarización y refinación de técnicas ya existentes pero hechos con técnica laparoscópica, como en los casos del Bypass Gástrico y del Bypass Duodenal, ahora los médicos contamos con un número mayor de opciones para el tratamiento operatorio de la Obesidad y más importante, de  la epidemia llamada actualmente Enfermedad Metabólica (que incluye uno o varios de los siguientes: hipertensión, diabetes, ácido úrico o colesterol elevado).

También hemos atestiguado la irrupción de las técnicas endoscópicas en el campo de la Obesidad, es decir, con un tubo flexible de fibra óptica acondicionado con una cámara que se introduce por la boca, se colocan dispositivos intra-luminales como los balones intra-gástricos o el uso del llamado preservativo intestinal (la Manga Endoscópica o Endo-Barrier) cuyo fin y mayor beneficio por el momento, es poner en condiciones óptimas operatorias al paciente descompensado, para hacer posteriormente un procedimiento “definitivo” pasado un tiempo y que el procedimiento seleccionado sea  hecho de manera más segura.

Con este crisol de opciones, es fácil que los módicos y los pacientes se confundan, duden o tomen decisiones equivocadas sobre el procedimiento que aplica para ellos.

Hay que contemplar que son muchos factores que influyen en la decisión de la elección del procedimiento bariátrico para perder peso, algunos son del tipo médico-quirúrgico y otros, los más, son del tipo económico y los relacionados con la pobre información del paciente y familiares.

Les corresponde a los Cirujanos Bariatras (los responsables de tratar la Obesidad) el informar a los pacientes en forma ética, clara y adecuadamente, de todas estas opciones, teniendo en consideración las ventajas y desventajas de cada una de ellas, los cambios a los que los pacientes se verán sometidos en sus hábitos personales, en su ambiente familiar y contemplando también las complicaciones que pudieren presentarse.

Dr. Arturo Rodríguez Leyva


lunes, 12 de noviembre de 2012

¿Qué es la "slow food"?

Alimentarse en el sentido de Slow Food significa comer con atención, en especial valorando la calidad y, con ello, teniendo en cuenta la procedencia de las materias primas y el modo de cocinarlas. 

Slow Food surgió en Italia, cuando en 1986 se inauguró una filial de la cadena de comida McDonald’s junto a la gran escalinata de la Plaza España de Roma. Algunos periodistas de los diarios locales organizaron una manifestación celebrando un largo festín para protestar contra la comida rápida e industrial. Como réplica a la tendencia fast food (comida rápida), decidieron que era necesario promover la lentitud en la comida, los productos naturales, las recetas locales, y el deleite en el sentido del gusto, sin prisas. Uno de sus objetivos es salvaguardar el patrimonio alimentario de la humanidad. El movimiento se ha ido ampliando, y hoy está presente en más de 130 países de los cinco continentes. En 2004, la FAO reconoció oficialmente a Slow Food como organización sin ánimo de lucro e instauró con ella una relación de colaboración.

El movimiento distingue a productores, procesadores, comerciantes y gastrónomos que trabajan para comercializar los llamados “alimentos y platos del Arca”, en alusión al Arca de Noé. Además, el movimiento, con su fundación para la biodiversidad, trabaja en pos de la conservación de la variedad de plantas cultivadas y animales de consumo.


domingo, 11 de noviembre de 2012

La insana vida de las modelos

Cuando salga a la calle cuente la cantidad de anuncios en edificios o marquesinas donde una bella (y muy delgada) modelo anuncia desde yogures a colonia. Además, si estos días abre el periódico o ve la televisión es posible que se encuentre con los 'ángeles' de Victoria's Secret, alguna de las cuales anuncia en internet o entrevistas sus insanas dietas para antes del desfile.

Estos son sólo dos ejemplos de las palabras de Susan Ringwood, directora ejecutiva del grupo de trastornos alimenticios Beat (Reino Unido), que explica que en la sociedad occidental "estamos expuestos a cerca de 2.000 imágenes al día, muchas de las cuales son anuncios protagonizados por cuerpos que están más delgados que el promedio de la gente normal".

Tanto Ringwood como Lynda Boothroyd, doctora del departamento de Psicología de la Universidad de Durham, entran con estudio en mano, y desde las páginas de la revista 'PLOS One', en el debate sobre los modelos que medios de comunicación y publicistas enseñan, especialmente, a las más jóvenes. Los resultados vuelven a ser claros: "Los medios de comunicación bombardean constantemente a la población con celebridades y modelos muy delgadas, lo que influye en las aspiraciones de las preadolescentes y mujeres que pueden terminar en una actitud poco saludable para su cuerpo intentando emularlas, por lo que aumenta el culto al cuerpo, sobre todo, al cuerpo más delgado", explica en las páginas de 'PLOS One', pero para ambas, "esto puede ser fácil de solucionar".

Dieta visual

En un estudio preliminar les preguntaron a más de 100 mujeres por sus preferencias corporales y se las dividió en dos grupos para enseñarles diferentes series de fotografías. En una de estas series se intercalaban diversas fotografías de mujeres de catálogos y otras de féminas normales, mientras que en un segundo grupo sólo se mostraban las mujeres de anuncio.

La doctora Boothroyd encontró que aquellas que habitualmente prefieren cuerpos delgados estaban significativamente menos interesadas en cuerpos de tallas reducidas después de haber visto fotografías de personas de mayor tamaño. Por el contrario, aquellas a las que se les mostró sólo modelos delgadas aumentaron su predilección por los cuerpos delgados.

"La delgadez es abrumadoramente idolatrada especialmente en el mundo Occidental y el sobrepeso está estigmatizado en su mayoría. Los resultados encontrados nos llevan a sugerir que las imágenes de chicas superdelgadas son una causa importante de que muchas mujeres, especialmente las más jóvenes, no se sientan satisfechas con su físico", señala la doctora Boothroy. Así, los autores han descubierto que el peso ideal de muchas mujeres está en buena parte relacionado con lo que ven: "Es lo que nosotros llamamos 'dieta visual', las preferencias por un cuerpo de una determinada talla pueden ser la consecuencia de la exposición intensa a imágenes de otras mujeres o el aprendizaje de que un cierto tipo de cuerpo se asocia a las metas a las que se aspiran. El problema es que muchas veces esto puede llevar a problemas tan serios como la anorexia o la bulimia", comentan.
 
¿Efectos duraderos?

Para combatir posibles problemas, las autoras señalan la necesidad de que "los modelos utilizados sean personas con un peso normal, con tallas mayores, y saludables, más acordes con la realidad", aseguran. "Aunque todavía tenemos que investigar más este punto, si revertimos el proceso y mostramos modelos 'reales' es muy posible que los actuales efectos se minimicen".

Para el doctor Alfonso Chinchilla, jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, el cambiar los modelos de los anuncios supone una buena medida, aunque sólo ataca una parte del problema. "En una sociedad consumista y donde la apariencia importa, como es la sociedad en la que vivimos, la delgadez suele estar relacionada con la buena salud y la clase social. Vemos a alguien con sobrepeso y pensamos en problemas con el colesterol o en su corazón. Vemos a alguien delgado y creemos que por esto no se va a morir, que no pasa nada".

Fuente.- elmundo.es

viernes, 9 de noviembre de 2012

Tres hábitos tecnológicos que te hacen engordar

Un estudio de Milken Institute de California (Estados Unidos) encontró una relación directa entre el uso de la tecnología y el aumento de la obesidad en 27 países, entre 1988 y 2009.

La principal conclusión del sondeo fue que el aumento del “tiempo frente a las pantallas” es un factor importante en la ganancia de peso y volumen. Por lo tanto, pasar muchas horas frente al computador, viendo televisión y jugando videojuegos promoverían el sobrepeso.

En este sentido, la coautora del informe y economista, Anusuya Chatterjee, dijo que esta situación sumada a otros hábitos como la mala alimentación y la falta de ejercicio desencadenan la creciente obesidad. “Estos son efectos adversos de una sociedad basada en el conocimiento”, explica.

Cabe destacar que los países analizados fueron Estados Unidos, México, Nueva Zelanda, Australia, Canadá, Reino Unido, Grecia, Estonia, República Checa, España, Portugal, Irlanda, Finlandia, Alemania, Suiza, Bélgica, Israel, Polonia, Austria, Holanda, Dinamarca, Francia, Suecia, Italia, Noruega, Japón y Corea del Sur.

Para realizar el estudio, los investigadores observaron la relación entre el nivel de inversión en tecnologías de la información (TIC) de las naciones y la prevalencia de las tasas de obesidad. De este modo, encontraron que por cada aumento de 10 puntos porcentuales en las inversiones en TIC, la tasa de obesidad de ese país subía 1,4 puntos porcentuales, en promedio.

“Esto no es sorprendente en absoluto”, dijo Angela Ginn, dietista registrada y vocera de la Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos a revista SELF. “A medida que los individuos se vuelven más tecnológicos, sus vidas se vuelven más sedentarias, y un estilo de vida sedentario aumenta el riesgo de obesidad y enfermedades relacionadas con la misma”, agregó

En este sentido, Ginn entregó algunos consejos para contrarrestar esta situación:

- Sólo ve una hora de tus programas favoritos, en lugar de realizar una maratón de series, programa y películas. “Reduce el tiempo frente a la pantalla poco a poco cada noche”, aconseja.

- Haz ejercicio mientras ves televisión. Puedes estar 60 minutos ejercitándote mientras ves un programa, en lugar de recostarte en la cama.

- No comas mientras estás frente al computador o televisor, porque no te das cuenta lo que ingieres.

- Párate constantemente si trabajas con un computador. “Levántate cada 20 minutos para evitar la ralentización de su metabolismo”, dice Ginn, agregando que “moverse a otra oficina, subir y bajar escaleras o ir al cubículo de tu compañero para conversar, puede ayudar”

- Habla con tus amigos en persona. Cuando quieras contarle algo a un cercano, pídele que se junten en algún lugar al aire libre en lugar de hacerlo a través de redes sociales.

Fuente.- biobiochile.cl

jueves, 8 de noviembre de 2012

¡Facebook engorda!

Muchas veces, cuando los usuarios están comprobando Facebook o navegando por Internet, también tienen un bocadillo en la mano. Un estudio de Journal of Consumer Research que se publicará en el 2013, muestra que Facebook puede aumentar la autoestima, y además puede reducir el autocontrol al mismo tiempo, lo que lleva a comportamientos peligrosos, como los atracones.

Keith Wilcox, de Columbia Business School, y Andrés Esteban, de la Universidad de Pittsburgh, han querido poner a prueba los efectos de Facebook en cuanto a la auto-estima y auto-control en los usuarios. Los expertos estudiaron a dos grupos principales de usuarios: los que tienen fuertes lazos con los amigos en su red social y los que no lo tienen. Wilcox descubrió que entre los usuarios con fuertes lazos con sus amigos de Facebook, que simplemente navegar por la red social mejoraba su autoestima. Sin embargo, el aumento de la autoestima viene con una advertencia: bajo auto-control.

Para un estudio, que llevó a un grupo de 84 estadounidenses usuarios de Facebook y los dividieron en dos grupos: uno navegado por Facebook (pero no publicarás contenido ni interactuar con sus amigos), y la otra lectura CNN.com. A los participantes se les pidió que eligieran entre dos meriendas: una barra de granola y galletas de chocolate. Encontraron que los usuarios con estrechos vínculos con la red social eran más propensos a elegir las galletas en lugar de barras de granola.

Los resultados del estudio apoya nuestra teoría de que el uso de la red social puede disminuir el autocontrol mediante la mejora de la autoestima. En concreto, los resultados muestran que para los que se centran en los lazos fuertes mientras navegan por Facebook, la red social utiliza una mayor autoestima, haciéndolos más propensos a hacer una elección de alimentos poco saludables en comparación con aquellos que no navegan por Facebook. Sin embargo, las diferencias en la auto-estima o auto-control no se observaron en los que se centran en los vínculos débiles mientras navegan por la red.

Wilcox cavó un poco más lejos, viendo si usar Facebook condujo a los hábitos poco saludables. Se llevaron 541 usuarios de Facebook de Estados Unidos y los hizo participar en una encuesta sobre su uso de Facebook, los hábitos alimenticios, e historial de crédito.

Los investigadores expulsaron a los valores extremos de los que se consideraron con bajo peso o sobrepeso severamente por las normas de índice de masa corporal. Encontraron que entre más tiempo a los participantes con fuertes lazos con sus conexiones en línea gastaron en Facebook, mayor es su índice de masa corporal, y es más probable que fuera a participar en los atracones.

Fuente.- socialconsultingmedia.com

miércoles, 7 de noviembre de 2012

¿Tus hijos van a comer? ¡Apaga la tele!

Los niños que comen mientras ven la televisión pueden no ser capaces de captar sus propias señales internas de saciedad, lo cual los impulsaría a ingerir porciones más grandes y alimentos menos saludables, advierte la Academia Estadounidense de Pediatría, citada por Notimex.

De acuerdo con una investigación que se publica en la revista “Pediatrics” con el título  “Estudio controlado para reducir el tiempo de los niños en edad preescolar frente a la pantalla”, los menores pasan cada vez más tiempo frente a una pantalla en diversas modalidades, lo cual se asocia con una variedad de problemas de salud como la obesidad y un desarrollo pobre del lenguaje.

Los investigadores piden a los médicos aconsejar a los padres de los pequeños reducir el tiempo frente a la televisión, computadora y videojuegos, entre otros, como una forma efectiva de controlar la alimentación.

Fuente.- yucatan.com.mx

martes, 6 de noviembre de 2012

¿Cómo afecta la obesidad a la salud bucal?

La obesidad y la salud bucal están muy relacionadas. Las personas tienden a sufrir menos enfermedades de las encías y a curarse más rápidamente de ellas cuando el cuerpo se libera de las células grasas.

Una investigación realizada por la Universidad Case Western Reserve (Estados Unidos) encontró que bajar de peso mejora el tratamiento de las enfermedades de las encías, que pueden ir de una simple inflamación a una afección severa en los tejidos que sostienen a los dientes.

Por ese motivo, estas patologías pueden causar la pérdida de dientes e, incluso, dar paso a que peligrosas bacterias entren al torrente sanguíneo generando problemas como enfermedades cardíacas, diabetes y artritis.

LA GRASA Y LOS DIENTES
Nabil Bissada, el odontólogo a cargo de la investigación, trabajó con personas obesas que tenían una enfermedad de las encías. La mitad de ellos pasó por una cirugía bariátrica que les permitió liberarse de muchos de esos kilos de más. El resto de los voluntarios continuó sufriendo el mismo nivel de obesidad.

Todos los participantes recibieron un tratamiento completo para la enfermedad periodontal, que incluyó terapias aplicadas por odontólogos e indicaciones para que se higienicen bien la boca en sus casas. Al observar los resultados, Bissada notó que todos mejoraron la salud de sus encías pero los hombres y mujeres que habían perdido muchos kilos lograron una recuperación mucho más importante, ya que por ejemplo presentaban menos placas y un menor sangrado.

Una observación que surgió de la investigación fue que los participantes que bajaron de peso también lograron disminuir el nivel de glucosa en sangre.

En base a estas observaciones, Bissada barajó dos hipótesis para explicar por qué el descenso en el peso facilitó la recuperación de la enfermedad periodontal. Por un lado, cree que la menor cantidad de células adiposas hace que se produzcan niveles menores de citoquinas, un factor que mejora la acción de la insulina en el cuerpo. Como resultado, baja el nivel de glucosa en sangre y esto hace que sea más fácil recuperar la salud bucal.

La segunda explicación es que la cirugía bariátrica disminuyó la producción de leptina, una hormona que regula el hambre. Una menor cantidad de leptina se asocia a menos compuestos relacionados a la inflamación, un factor que también podría aliviar la enfermedad periodontal.


lunes, 5 de noviembre de 2012

Sí se puede comer rico y saludable

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que todas las personas deban tratar de comer por lo menos 5 porciones de verduras y/o frutas diferentes diariamente.
 
Además de entregar al organismo excelentes nutrientes, ingerir jugos y ensaladas, como si fuesen snacks, ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades crónicas.

Olga Bravo, chef de comida vegetariana gourmet light, explicó que el objetivo para preparar ricos platos saludables es equilibrar los sabores y utilizar aderezos naturales. En este sentido, mencionó que las hierbas aromáticas realzan el sabor de las comidas con menor irritación en el colon y sin la necesidad de usar sobres o adobos.

"Lo que comemos es lo que nos enferma o mantiene sanos. Además de una digestión más favorable, las frutas y vegetales forman parte de una alimentación antienvejecimiento", declaró la chef.

Abandona la sazón con base en hierbas como la albahaca fresca, orégano, tomillo, pimienta, jengibre, comino y semilla de cilantro tostadas, entre otros.
 
Dentro de los platos vegetarianos se pueden incluir vegetales gratinados, pastichos cuatros quesos (mozarella, de cabra y cualquier otro con bajo índice de grasa), el aceite de oliva, la variedad de granos, yogures naturales y frutos secos como almendras y las nueces.

En la elaboración de cremas de espinacas o acelgas se puede utilizar el calabacín para una consistencia espesa; y se recomienda el uso de sal marina en vez de la sal común.

"Se deben mezclar proteínas con vegetales o carbohidratos con vegetales, porque al mezclar carbohidratos y proteínas la digestión se hará más pesada", explicó Olga Bravo.

El pan, la arepa y la pasta son preferibles en su forma integral, no porque las calorías se reduzcan, sino porque la fibra influye en una mejor digestión de todos los alimentos.

"Yo tengo 60 años y hasta ahora puedo decir que no tengo problemas con el azúcar, tensión, triglicéridos. Todos mis valores se encuentran bien", relató la chef.
 
Sin embargo, enfatizó que esta conducta compromete una toma de conciencia individual, a través de la cual la persona reconozca que esta alimentación le favorecerá en su salud y calidad de vida. No puede ser impuesta.
 

domingo, 4 de noviembre de 2012

Estados Unidos sigue engordando

Estados Unidos está engordando, según un nuevo reporte, y el abultamiento de las cinturas de los estadounidenses irá acompañado de grandes gastos en salud durante las próximas dos décadas.

El reporte, del Fideicomiso para la Salud Estadounidense y la Fundación Robert Wood Johnson, coincide con datos publicados previamente por el gobierno estadounidense sobre las consecuencias de la tendencia ascendente en obesidad.

También proyecta que la salud del país —y los dólares gastados en el sistema de salud— se mejorarían si se redujera 5% en el índice de masa corporal promedio.

El reporte fue titulado F as in Fat: How Obesity Threatens America’s Future in 2012 (G de Gordo: Cómo la obesidad amenaza el futuro de Estados Unidos en 2012).

Mississippi es el estado líder en obesidad entre adultos, con un 34,9%, según el estudio publicado en agosto por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, un órgano del Departamento de Salud de Estados Unidos. Para 2030, la obesidad en Misissippi podría elevarse a 66,7%, según el reporte.

El análisis proyecta que los índices de obesidad en 13 estados podrían superar el 60% entre los adultos para 2030. Para ese año, cada estado en el país podría tener índices de obesidad superiores al 44%, incluyendo 39 estados con tasas mayores a 50%, según el reporte.

Esto es consistente con un estudio publicado en 2012 en el Diario Estadounidense de Medicina Preventiva, que concluye que para 2030, 42% de los adultos será obeso. El estudio pronostica un gasto de 550,000 millones en atención médica desde ahora y hasta 2030 como resultado de las crecientes tasas de obesidad.

¿Qué tan gordo?

Algunos expertos son escépticos sobre la precisión de las tendencias de obesidad. Los métodos para calcular qué tan gordos serán los estadounidenses en el futuro varían enormemente y no hay un estándar aceptado para determinarlo, aseguró el director del Centro de Investigación de Nutrición y Obesidad de la Universidad de Alabama, David B. Allison, quien no participó en el estudio.

“No quiero decir que no debamos dar pasos para reducir la obesidad”, dijo Allison. “Si esto incrementa en su prevalencia, podría ser un problema más serio. Y aún si disminuye en prevalencia, si nosotros no hacemos algo en el mediano plazo estaré asombrado si desaparece”.

Las acciones que buscan reducir la obesidad deberían ocurrir independientemente de los números que señalan las proyecciones, aseguró.

El reporte emitido este martes indica que el sur es la región más obesa de Estados Unidos, pero esto podría no ser del todo verdad, aseguró el profesor de bioestadísticas en la Universidad de Alabama en Birmingham, George Howard. Nadie fue pesado o medido al recolectar la información, simplemente se interrogó a la gente acerca de sus alturas y sus pesos vía telefónica, así que pudieron haber mentido.

Howard especula que podría haber sesgos en los datos porque “no hay un estigma social vinculado a ser gordo en el sur”, dijo. “Si preguntas a la gente qué tan gordos son, ellos te lo dirán”.

Las correlaciones entre la obesidad y el sur podrían estar unidas a otros factores, según Allison. Ciertos grupos étnicos, gente de áreas rurales y gente de bajo nivel socioeconómico son más propensos a ser obesos que otros.

No se sabe si existe un sesgo particular en el sur, si factores de estilo de vida influyen en la obesidad o si la tendencia tiene ambos componentes, dijo Allison.

Fuente.-  cnnespanol.cnn.com

sábado, 3 de noviembre de 2012

Obesidad temprana, amenaza para el riñón

Cada vez son más las investigaciones que señalan que acumular kilos de más desde la infancia sólo sirve para hipotecar el futuro. A esta ya larga lista de trabajos se ha unido esta semana un artículo publicado en la revista 'Archives of Internal Medicine' cuyas conclusiones demuestran hasta qué punto son largos los tentáculos de la obesidad infantil.

Según sus datos, tener sobrepeso en la adolescencia aumenta considerablemente las posibilidades de padecer problemas renales graves en el futuro. "Hemos visto que tener un índice de masa corporal alto en estas edades se asocia con un riesgo significativamente más elevado de enfermedad renal terminal", comentan los autores del trabajo, dirigidos por Asaf Vivante, del Cuerpo Médico de las Fuerzas Armadas israelíes.

Para llegar a estas conclusiones, reealizaron un seguimiento durante una media de 25 años a casi dos millones de jóvenes de 17 años que se habían sometido a un reconocimiento médico antes de realizar el servicio militar entre 1967 y 1997.

Entre otras pruebas, este chequeo incluía una medición del peso y la talla y un control de marcadores de enfermedad renal en la orina, lo que permitió excluir del estudio a aquellos que ya presentaban algún trastorno de riñón previo.

La evolución de los chicos estudiados destapó una asociación entre los kilos de más y los problemas renales. Así, quienes padecían sobrepeso a los 17 años tenían hasta tres veces más riesgo de desarrollar un estadio terminal de enfermedad renal [el paciente necesita diálisis o incluso un trasplante]. En el caso de los chicos con obesidad, este riesgo era siete veces mayor.

Con todo, el riesgo total de padecer una trastorno grave de riñón no fue muy alto. A lo largo de la investigación, desarrollaron este daño un total de 874 personas, lo que supone una tasa de incidencia de 3 casos por cada 100.000 personas al año.
Diabetes y riñón

En su análisis, los investigadores vieron que en un número elevado de casos, los problemas renales se debían a la presencia de diabetes (el daño en el riñón es uno de los principales trastornos causados por esa patología), aunque también pudieron comprobar que un porcentaje no desdeñable padecía daños en el riñón y no era diabético.

Este dato, aseguran, demuestra que hay otros mecanismos aún desconocidos que contribuyen claramente a que las personas con sobrepeso desarrollen un problema renal, por lo que reclaman más estudios al respecto.

Para Empar Lurbe, pediatra que dirige un gurpo de investigación sobre obesidad infantil en el Centro de Investigación en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), sería importante, además, saber cómo influyen los distintos cambios de peso en el riesgo de problemas renales (el trabajo sólo contaba con una medición) o cómo ha sido la evolución de los pacientes, entre otros datos.

"Trabajos como este son importantes porque la mayoría de los estudios que se habían hecho hasta ahora en este sentido sólo estudiaban a adultos", comenta. "Son datos importantes porque vuelven a demostrar que la obesidad es un problema multifactorial y multiorgánico y que tiene mucho impacto a corto, medio y largo plazo", añade.

"La buena noticia es que en nuestras manos está la solución. Y pasa por generar hábitos de vida saludables desde la infancia", concluye.

Fuente.- elmundo.es