martes, 23 de julio de 2013

Chatarra "light" para mexicanos

Debido a que para los mexicanos los productos "light" no son de lo más apetitoso y demandado, la industria alimentaria busca crear alimentos ligeros que, aunque tengan menos grasa, sal o azúcar, sepan igual de grasosos, salados o dulces que los convencionales.

La estrategia, advierten especialistas en temas de nutrición, es riesgosa y poco saludable.

Roberto Terreros, saborista de Givaudan, empresa que manufactura fragancias, saborizantes y productos químicos para la industria alimenticia, señaló que han logrado obtener materiales (ingredientes para hacer sabores) que ayudan a reducir tanto sal como azúcar y grasa, sin que se vea afectado el gusto del consumidor.

"En el caso de las bebidas podemos desarrollar un producto bajo en calorías, pero que dé la misma sensación que si tuviera la cantidad de azúcar real. Lo mismo pasa con las botanas, que tienen gran cantidad de sal y grasa, podemos desarrollar productos que den la sensación de tener la misma cantidad de sal y grasa y no sea así", ejemplificó Terreros.

Los "saboristas" son ingenieros en alimentos o químicos en alimentos capaces de crear sabores con base en más de 3 mil ingredientes.

Según el estudio "Think FIT" realizado en 2011 por Kantar Worldpanel, consultora internacional con representación en México que analiza los gustos de los consumidores y ofrece reportes periódicos a la industria, los mexicanos no incluyen lo light a una dieta saludable porque son hasta 37 por ciento más caros y a un porcentaje idéntico no le gusta su sabor.

Para Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición (INCMN), esta estrategia es mantener el mecanismo de degradación del sentido del gusto.

"Es como si inventáramos una especie de cocaína que tuvieran los mismos efectos de ésta, pero que no fuera cocaína", indicó.

Simón Barquera, director del Área de Investigación en Políticas y Programas de Nutrición, del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), cuestionó que replicar el sabor de alimentos poco saludables es acostumbrar al consumidor a éstos.

Señaló que, desde el punto de vista de salud, siempre será mejor evitar el consumo de estos productos, aunque éste sea en pequeñas cantidades.

Más optimista, Ana Bertha Pérez Lizaur, directora del Departamento de Salud de la Universidad Iberoamericana (UIA), advierte:

"Por lo menos la industria ya se está preocupando por bajarle la cantidad de grasa y azúcar, porque sus volúmenes de venta han bajado, muy posiblemente por la situación económica, pero debería hacer un esfuerzo por tener productos de mejor contenido nutricio, que sepan sabroso", comentó.

"No querer maquillar, si haces alimentos con el mismo condicionamiento, va a ser lo mismo", consideró por su parte Xaviera Cabada, nutrióloga de El Poder del Consumidor (EPC).


1 comentario: